×

Resumen de Compra

Subtotal $0
Total $0

*El costo del despacho no esta incluido en el precio

*los productos adquiridos pueden llegar en envíos diferentes

Ir al carrito

Juan Quintero llegó a Cuadrilla hace dos meses. Es uno de los primeros creadores independientes que decidió montar su espacio de trabajo en nuestras oficinas de coworking en Bogotá.

Su nombre artístico es Yeidi, y es sin duda uno de los devotos de Cuadrilla: creyó en nosotros desde el inicio. Incluso antes de que termináramos la obra ya había traído sus cosas.  Las guardó pacientemente en las bodegas mientras  ajustábamos más detalles de los talleres de trabajo privados.

Hace unas semanas montó en el tercer piso su taller. Trajo su computador, una impresora, acrílicos, tintas, libretas y herramientas con las que hace su obra.

Poco a poco su lugar de trabajo se ha ido transformando. Cada día hay nuevos libros en su biblioteca, nuevas figuritas en su escritorio. El espacio vacío ha ido cobrando vida y fuerza con su personalidad.

En las últimas semanas viene a trabajar durante jornadas enteras, lo vemos sentado escuchando música y dibujando.

A medida que habita su taller en Cuadrilla, Yeidi nos ha compartido su experiencia en el coworking, qué le ha gustado y qué podríamos mejorar.  Estamos aprendiendo juntos.

Quisimos conocer más de cerca su trabajo, nos abrió las puertas de su intimidad, nos mostró sus fanzines, sus personajes, sus cajitas llenas de tesoros.

En una charla amena con él, nos compartió sus procesos creativos, sus búsquedas y curiosidades. Nos brindó el placer de adentrarnos en el universo de sus creaciones.

Cuéntanos un poco cómo ha sido tu exploración con el arte.

Soy dibujante, el dibujo para mí es el eje central de todo. Desde el colegio me la pasaba dibujando, así era como tomaba notas: haciendo garabatos. Siempre me escogían para hacer cosas de manualidades, yo era el que pintaba y hacía los murales.

Mi acercamiento a la ilustración ha estado también muy de la mano de la pintura.

Por el lado de mi madre tengo una tía pintora, de niño aprendí mucho con ella. Experimento mucho con la pintura y con el color.

Mi padre tuvo durante un tiempo una litografía, él hacía tarjetas de presentación y diseños cuando no existían programas como el Illustrator. De ahí empezó mi conexión con los medios de impresión y las artes gráficas.

Cuando me gradué del colegio hice un curso un poco más formal de arte y decidí inscribirme a artes visuales de la Universidad Javeriana, me fui por el énfasis gráfico, y durante toda la carrera escogí muchas materias que iban mucho hacia la impresión,la  serigrafía,  xilografía, grabado en madera, en metal.   Técnicas de impresión que involucran mucho el dibujo.

Hacia el final de mi carrera fue apareciendo un nuevo interés: la enseñanza, descubrir las distintas formas de aprender. Mi tesis de grado fue un proyecto que incluía ejercicios de dibujo intuitivos, era un taller abierto donde la gente iba a dibujar.

 

Esa línea ha cogido fuerza en los últimos años, últimamente trabajo haciendo talleres donde se hacen juegos y exploraciones con el dibujo. 

Me interesa mucho compartir y explorar las metodologías que se van construyendo naturalmente según los intereses, idear nuevas maneras para crear.

¿Qué referentes despiertan tu curiosidad, qué te inspira?

Me dan curiosidad los libros en general, me encanta  ver cómo algo tan sencillo hecho con papel, tela o cartón puede tener adentro tanto conocimiento valioso. Tengo una fijación por los que son antiguos, todo el tiempo estoy buscando referentes muy viejos. 

Me la paso mirando archive.org  manuscritos de monjes, libros de tejidos, técnicas antiguas de impresión o rollos de guerras samurais. En general me gusta mucho la cultura japonesa. 

Me encanta hacer carpetas con imágenes de referencia, ilustraciones científicas, pinturas viejas.

Con las imágenes que colecciona, Yeidi hace nuevas asociaciones. Las edita en photoshop para hacer montajes gráficos que él mismo imprime para crear fanzines de referencias visuales que cobran nuevos significados. Estas impresiones parecieran ser sus propias enciclopedias de inspiraciones.

Al ver tus ilustraciones vemos universos fantásticos con seres misteriosos. ¿Qué temas exploras en tu obra?

Dentro de mis intereses conceptuales me gusta investigar los sueños, lo oculto, la magia. Ese tipo de cosas que no se pueden explicar racionalmente, hacía ya voy yo.

Este comic por ejemplo es sobre un sueño que tuve. Lo hice con Taller colmillo, un taller  de diseño editorial e ilustración que hace impresión en risografía.

Es con un personaje que hace un recorrido sin entender muy bien qué pasa, llegando a situaciones un poco absurdas. Con este quise transmitir esa narrativa que se genera en los sueños, que a veces es muy clara y a veces es más bien dispar, llena de símbolos.Lo adapté para que fuera más legible.

Con mi pareja también tenemos un proyecto con el Tarot. Yo dibujé las cartas y ella sabe leerlas. Casi a modo de terapia las interpretamos. 

A partir de estos primeros dibujos decidimos hacer nuevas representaciones. Estamos haciendo un Tarot con las cartas ilustradas de los arcanos mayores.

¿Cómo es tu relación con las libretas? Vemos que tienes muchas por ahí.

Siempre cargo libretas donde anoto lo que tengo que hacer, los números de teléfono y donde dibujo garabatos, ideas que se me ocurren.

De hecho en mi universo inventando cree una religión que se llama religión Yeidista de personas que le rezan a las libretas y creen que las libretas son seres vivos. En varios de mis comics aparece un personaje que también se llama Yeidi, es como un profeta de esa religión, un viajero que siempre está visitando maestros, muy arquétipico en esta idea del héroe que va recogiendo sabiduría espiritual y conocimiento propio a través de los viajes.

Por ejemplo en un comic utilicé los personajes del Antiguo Testamento, Adán y Eva, en una historia donde ellos van a los confines del Edén, el lugar donde Dios guardó todas las creaciones que le quedaron mal y ahí están las libretas, los ancestros de las libretas.

¿Cómo ha sido el proceso de emprender con tu arte?

No es un camino fácil, a veces es muy árido. He encontrado formas para hacer del arte mi modo de vida.  

Durante una época hice varios trabajos de ilustración en empresas, un poco más enfocadas hacia lo comercial.

La parte de formación es una de las que más se mueve. Dicto talleres y hago asesorías de proyectos. También hago pinturas o dibujos por encargo.

He tenido también la oportunidad de sacar varios libros con Tragaluz Editores de Medellín que han apoyado mi trabajo desde hace unos años. Con ellos hice algunas exposiciones en Medellín, ese fue un momento muy importante de mi carrera. También he participado en varias ferias de libros y gráficas.

 

También hago fanzines que yo mismo imprimo.

Ahora acabo de lanzarme a abrir mi propia cuenta de Pantreon, una plataforma online para creadores independientes donde la gente puede inscribirse desde un dólar mensual y recibir a cambio contenido.

Lo estoy pensando para compartir el proceso del libro que estoy creando ahora, cada semana subo cuatro páginas. También para hacer talleres y ejercicios de dibujo.

Me emociona mucho ver qué pueda pasar ahí y en la medida de lo posible que ese sea un trabajo fijo.  Que con el Patreon yo pueda trabajar en lo que me gusta y compartirlo de manera más organizada para darle a las personas contenido que pueda inspirarlos y dar herramientas en sus propios procesos creativos.

La idea es crear una comunidad alrededor de los libros, la gráfica, los talleres.

¿Qué te trajo a Cuadrilla, qué te motivó a instalar tu espacio de trabajo aquí?

En septiembre  estaba buscando un taller con buena luz y buen internet. Vi varias opciones de cuartos en algunas casas. Un día me apareció el anuncio en redes de que iban a  abrir este lugar. 

Lo que me llamó mucho la atención, es que es un espacio muy abierto para estar en contacto con muchos creadores afines a lo que uno hace, pero también de muchas otras disciplinas. Aquí tengo la oportunidad de aprender a hacer nuevas cosas.  

Hasta ahora me estoy instalando, en estos días he tenido harto trabajo y aún no he podido ir a ensuciarme a los talleres de oficios, pero seguramente habrá otros meses en que venga sólo a hacer cerámica.  

Últimamente he estado explorando con la cerámica, todavía estoy aprendiendo y soy muy principiante, pero he ido encontrando mi lenguaje en eso.

Llegué a un punto de mi búsqueda gráfica en la que me siento haciendo lo mismo una y otra vez. Uno tiene unos intereses, ideas y temáticas, pero todavía hay muchas preguntas andando, estar aquí es el siguiente paso para entender también lo que estoy haciendo.Quiero explorar de todo un poco.

Quiero integrar más la creación y el arte a mi vida,  hacer los muebles de mi casa por ejemplo. No sólo ir a comprar un mueble y ya, sino hacer la mesa donde voy a comer con mi familia, o la biblioteca donde voy a poner mis libros.

Me parece muy linda la relación que se hace con la ilustración, la pintura, la cerámica, la serigrafía. Hacer todo me da un respiro en cada una de las áreas que trabajo. Unas se nutren de otras, es un ecosistema que se va complementando entre técnicas, color, métodos.

Cuadrilla me pareció un espacio inspirador, me permite probar otras cosas.

Descubrir la obra de Yeidi es transitar un viaje a través de seres místicos, personajes fantásticos que se hacen preguntas filosóficas, con un tono de humor en universos oníricos. 

Los trazos sencillos de sus dibujos te llevan a través de las quimeras de su imaginación

Varias de sus ilustraciones te hacen pensar en antiguas enciclopedias científicas, animales misteriosos del fondo del mar o de las aguas profundas de los sueños.

Desde Cuadrilla nos encanta recibir en nuestros espacios de trabajo a artistas independientes tan creativos como él. Esperamos que esta experiencia sea inspiradora para sus procesos y para todos los artistas que se unan a esta comunidad y tengan el placer de conocerlo.

Si quieres conocer más de su trabajo puedes entrar a su cuenta de instagram o unirte a su comunidad de Patreon.

También encuentras algunos de sus dibujos y libros en la tienda de Cuadrilla.

 

 

Tags:
Open chat